la basura es bella

¡sólo hay que adoptarla y darle una nueva vida!

Yo soy una recolectora de “basura”, no es que tenga el síndrome de diógenes, porque no me vale cualquier basura, pero si guardo todo aquello que creo que algún día se transformará en un nuevo ser.

Se trata de mirar a la basura con otros ojos, por ejemplo, el otro día jugando al tenis vi que había un montón de botes transparentes de pelotas (sin pelotas) que iban a tirar.

Me dieron pena, estaba convencida de que podían tener una vida mejor, así que me los llevé al estudio (imaginaros que no habrá en el estudio).

Y ahí están, esperando que se me ocurra una idea, que como siempre, suele aparecer cuando me he hartado de que ocupen espacio y los tiro.

Aunque esta vez no los voy a tirar pase lo que pase porque ha sido un verdadero flechazo.

Mientras se me ocurre qué hacer con ellos os dejo 2 proyectos inspiradores:

Proyecto “world of eve” para la Semana del Diseño en Munich de Eva Ploder

Proyecto: “basura plástica custodiando museo” de Luzinterruptus

… todavía no se me ha ocurrido qué hacer con los botes.

¿se te ocurre algo?

  • A mi lo de darle otra vida a las cosas me recuerda a la reencarnación y me parece muy divertido. Se me ocurre que hagas luces de jardÍn con ellas. Les pones una bombillita pequeña y a brillar… o mejor, puedes colocarles una miniplaca solar. Bueno, ahí queda.

    • pues me parece una buenísima idea, lo apunto!
      gracias Patricia

Success, your comment is awaiting moderation.