GRUYERE: diseño modular

Diseño modular ideal para NO hacer una obra en un piso de alquiler.

Lo planteamos de forma que todo fuese desmontable y transportable a la siguiente vivienda. Y no sólo eso, sino que pudiese encajar en cualquier nuevo espacio.

El hecho de ser una familia con niños, lo hacía todavía más divertido.
¿Y si inventamos un juego? ¿Y si el juego es una construcción a gran escala?

Pensamos en un módulo con unas medidas tales, que la unión entre varios, pudiese adaptarse a múltiples funciones.

Así nació Gruyere, un cubo de 40×40 cms. Unos agujeros colocados estratégicamente permiten que sea más ligero y más fácil la manipulación por los niños.

La unión de cubos se hace con tornillos de nylon grandes y muy fáciles de enroscar.

De este modo se consiguen infinitas formas, desde un asiento a un sofá, una estantería, un armario…o un tren, una casa, un barco…

Espacio niños:

Una habitación para un niño sólo puede ser de una forma, para un niño.
El niño se convierte en el cliente, aquí los adultos tenemos poco que decir, se nos ha olvidado eso de ser niños y las necesidades que conlleva.

Haciendo un estudio entre niños obtenemos las siguientes conclusiones:
– a todos les gustaría tener un espacio sólo para ellos,
– dónde ellos son los que toman las decisiones, “los que mandan”
– un espacio para estar a solas o traer invitados
– o para esconder tesoros o guardar secretos
– también para jugar, leer… ¡ah, y para descansar!

Estas conclusiones nos llevan a plantearnos las habitaciones de los niños como “una casita dentro de la casa familiar”. Qué les ayuda a ser independientes y a ser responsables de su propio espacio.

Siguiendo el concepto de las construcciones uniendo cubos, se obtienen el armario, las estanterías, una mesa, taburetes, coches, un cine…
Y entre los cubos un espacio en las alturas a modo de “casita en el árbol”,

proyecto: diseño efímero
características: DM
localizacion: madrid