TORRES BLANCAS II: vivienda curva

¿Quién dice que los milagros no existen?

TORRES BLANCAS, la vivienda curva en la que todo el mundo le gustaría trabajar
¡Hemos vuelto a tener el honor de realizar una segunda reforma en Torres Blancas!

Creemos que es el mejor ejemplo que tenemos, de cómo dos viviendas iguales en planta (véase proyecto Torres Blancas I) tienen dos reformas completamente diferentes.
El ¿por qué?, es sencillo, las necesidades de cada cliente son distintas.

Al igual que en Torres Blancas I, se ha demolido el tabique del dormitorio de invitados pero en su lugar se ha diseñado un armario con doble función: desde fuera y con las correderas abiertas actúa como tabique, mientras que desde dentro, crea el espacio del vestidor compuesto por el armario y un banco corrido con varias funciones: zapatero, tocador y asiento.
En uno de los extremos un pequeño armario alberga la lavadora.

Siguiendo el recorrido hacia el interior, unas estanterías de pladur convierten la zona de paso en biblioteca. Con el fin de no invadir el espacio, las estanterías van perdiendo fondo hasta fundirse con la pared.

Llegamos a la cocina, punto delicado por su dimensión y forma.
El cliente, enamorado de cada mm de la vivienda, quería mantener la distribución original, pero teníamos un problema, ¿cómo encajar todos los muebles y electrodomésticos en la curva?
La solución fue llevar la lavadora al vestidor y para marcar todavía más la curva, diseñamos los muebles y la encimera reproduciendo una curva concéntrica a la existente.

La terraza, a diferencia de la otra vivienda queda abierta, recuperando su estado original.

En el dormitorio se han creado dos líneas de almacenaje, con el fin de dejar a la vista las curvas de las paredes. Una alta a 185 cms y otra baja a 45 cms que funciona también como banco, dónde esta embutida la cama.

El cuarto de baño principal se encontraba en malas condiciones por lo que hubo que cambiar los sanitarios y el solado/alicatado. Se optó por un gresite de cristal color ambar para acentuar todavía más las curvas y la luminosidad.

En el cuarto de baño pequeño se pudieron rescatar los materiales originales como recordatorio y homenaje a su creador.

¡Gracias otra vez, Oiza!

y gracias a nuestra clienta Paloma por confiar en Sanatorio de Ideas

proyecto: vivienda
características: 90 m2
localizacion: madrid
fotografía: Rodrigo Zavala